viernes, 14 de febrero de 2014

2014-02-14 Cuando una persona está perdida no se le riñe, se le ayuda.

No me gusta nada cuando veo adultos que sin haberse curado sus heridas y miedos, hablan a los que empiezan a confiar en sí mismos con ese profundo pesimismo fruto de sus experiencias frustradas.

2 comentarios: