2015-04-23 Todos hemos sentido miedo a algo.

Y si el miedo no nos deja avanzar en algo que hemos empezado con ilusión, viene la duda de si debemos guiarnos del miedo o plantarle cara y navegar usando nuestras propias lágrimas.


Esto último nos hace crecer de golpe más que si no hubiéramos tenido dicho miedo.
Es difícil ser madre y darse cuenta de esto, ya que nos puede mucho el afán de proteger a nuestros mendrugos.

Hoy lo conseguí y me siento bien.

Comentarios

Entradas populares