2015_08_07 Cuando quieres a una amiga te gusta que te use de asiento.

A veces nos fastidia mostrarnos  cuando estamos tristes, decepcionados o cansados de mil cosas porque no queremos amargarle la vida a nadie con nuestras penas. Porque no nos las podrån curar o porque no sabemos como hacerlo.
A mi me pasa.

Pero, aún así, me gusta que mis amigos sepan que pueden sentarse en mi si están cansados.

Mari Carmen sentada en ese sillón, que tiene un estampado que trata de ser nosotros, sus amigos.

Comentarios

Entradas populares