2015_08_15 El rescate del polluelo en Santiago.

Estoy feliz de haber hecho, por fin, lo que otras veces tenía que  haber hecho y por escuchar más lo que me decían  que lo que yo quería, no hice.
Muy bien por mi.
Y seguro que el pollo raro se salvó.

Comentarios

Entradas populares