domingo, 12 de marzo de 2017

2017_03_08 He vuelto por fin a las sillas. Siete son más que noventa aunque parezca mentira.

Me he propuesto dejar de lado mi sentimiento y terminar lo que empecé para que en mí tenga el sentido que tenía.
Los rinocerontes me ayudan. Y ya luego solo quedarán cinco que los buscaré bien agresivos para que rujan por mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada